7 ene. 2011

Aneho y el Reino Vuduista

Esta es la ultima ciudad de Togo que visito antes de cruzar la frontera con Benin. Va a ser mi punto de partida para llegar a Glidji, una importante localidad vuduista que quiero ver antes de la ceremonia anual en Ouidah.
Aneho fue una importante ciudad colonial alemana que, aunque mantiene algunos restos de edificaciones, ya no es lo que era antes.
Me estoy quedando en el Hotel Oasis (10.000cfa) a orillas del mar y la desembocadura del lago. Un hotel con unas estupendas vistas a ambos parajes. Por la noche la tranquilidad de su terraza es excepcional para relajarse de tanto alboroto diurno.
Al siguiente día en zemi (200cfa) me traslade hasta Glidji-Kpodji, un pequeño pueblo 4km. al noroeste de Aneho que, aunque es pequeño, tiene una gran historia y la cultura religiosa vudú (vodoum) mas amplia de todo el país. Es importante desde un punto de vista religioso a partir de que los mayores santuarios de las principales deidades animistas se encuentran aquí.
La primera visita la hice al Palacio Real, donde guardan los recuerdos de la historia de este pueblo. Pedí audiencia al actual Jefe del pueblo, Fio Agbano II, descendiente del primer rey fundador del pueblo, Foli-Bebe, pero no se encontraba y me atendió su secretaria real. Me explicó la historia y me mostró las pinturas y fotos de los anteriores reyes, sus tronos, bastones reales y las habitaciones con los restos que había quedado.
En el exterior hay un santuario que se abre una vez al año, durante la festividad de Yekeyeke, y dicen que en el interior se encuentra el alma de uno de los reyes antepasados.
Caminando unos cientos de metros, pasando una iglesia, se encuentra su campo santo donde se muestra todos los años una piedra sagrada junto a los altares de las deidades más importantes, y el bosque sagrado abre sus puertas para las ofrendas.
El templo de Egou, la principal deidad tradicional protectora de este pueblo "Mina" se encuentra en frente del altar de la piedra, y detrás el conjunto de capillas con sus respectivos dioses y piedras sagradas. Y tiene todo esto tanto parecido a los templos hindúes y budistas que por momento me pierdo sonámbulamente en el lugar. Evidentemente todos estaban cerrados.
La historia de este pueblo es el fundamento del reino de Glidji. En el s.XVII, en el sur de la Región del Gran Accra (Guengbo), vivían los Ga (Guin o Guen). Al estar organizado en torno a un Reino Acra, disponían de la principal salida de las rutas comerciales más importantes, ejerciendo con ello una supremacía indiscutible sobre otros pueblos como los Ashanti, Fanti, Akyem o Akwamu.
El Akwamu instalado en la frontera norte del reino, celoso del floreciente comercio y d
eseoso de romper el monopolio del comercio Guin, les declaró la guerra. Perdida la batalla, aquellos huyeron y sus seguidores fundaron la actual Glidji. A 500m desde su refugio en una colina (Kpodji) han depositado su deidad que se baja una vez al año para la admiración de todos sus creyentes. Miles de personas de todo el pais e incluso Benin se acercan en esas fechas para ofrendar y pedir buenos deseos.